Más Allá Del Tiempo, Más Allá De La Distancia, Más Allá De La Muerte …

Las tradiciones mexicanas están llenas de leyendas y una de ellas nos cuenta que:

Xochitl y Huitzilin se amaban desde que eran niños, juntos crecieron y con su amor, todas las tardes subían a lo alto de la montaña a llevarle flores a Tonatiuh, el padre sol, él parecía sonreír ante la ofrenda de los enamorados, y ellos juraron amarse más allá del tiempo, más allá de la distancia, más allá de la muerte.

Pero un día llegó la guerra y los amantes se separaron, pronto llegaron las noticias de que Huitzilin había muerto en la guerra, Xochitl sintió que su corazón se desgarraba de dolor, subió a la montaña y le pidió a Tonatiuh, el padre sol, que la uniera por siempre con su amor, el sol conmovido extendió uno de sus rayos y al tocar a la joven la convirtió en una flor, de colores tan intensos como los mismos rayos del sol.

Luego llegó Huitzilin, en forma de un colibrí, y amoroso se posó en el centro de la flor, y al instante la flor se abrió en 20 pétalos, de aroma intenso y misterioso…

 

 

Dicen que así nació la flor de Cempaxuchitl, la flor de muertos, México y su romanticismo está presente siempre incluso, en la festividad en donde se celebra la muerte que se relaciona con esta bella leyenda.

 

 

La flor de Cempaxuchitl es la representante de esta festividad en nuestro país, de hermoso color y aroma especial, viste los cementerios y los altares en cada casa, adicionando alegría y brillo a estas fechas, además, tiene otros usos el resto del año, se recomienda en infusión cuando se tienes leves problemas digestivos, se preparan repelentes de insectos con ella e incluso, en la gastronomía mexicana hay platillos en los que se incluye como principal ingrediente y como decoración,

 

 

¡Vive México! Visítanos y disfruta junto con tu persona favorita de nuestras ricas tradiciones, inigualables por ningún destino del mundo.