Tres Estados de México Celebrando la Muerte y la Vida

En México, este mes de noviembre celebramos una de las festividades tradicionales más importantes en el calendario, el Día de los Muertos, celebración que pasa de generación en generación y se trata de mantener su originalidad.

En realidad, abarca dos días, el día 1ro. De noviembre en el que se recuerdan los difuntos infantes y al siguiente día, se traen a la memoria los difuntos adultos y, se celebra en todos los rincones de nuestro país, en esta ocasión platicaremos de tres destinos en los que, entre veladoras, flores de cempaxúchitl y pan de muerto es posible Vivir México y nuestras milenarias tradiciones.

Estado de Michoacán

 

El estado que quizás tiene más arraigada esta tradicional celebración, pueblos purépechas que rodean el lago de Pátzcuaro y la isla de Janitzio llevan a cabo el ritual de velación.

 

 

Del pueblo de Cuanajo son famosos los caballitos de madera que se colocan en las ofrendas de los altares, dedicados a los que murieron ese año.

 

 

En Tzintzuntzan, hermoso pueblo, el día 1ro. de noviembre por la tarde y noche se presentan juegos prehispánicos de pelota encendida, obras de teatro al aire libre y las ofrendas y altares típicos de tamaño enorme.

La festividad más grande la encontrarnos en el Pueblo Mágico de Pátzcuaro en donde la fiesta se siente e todos sus rincones; el panteón se viste de flores de Cempaxúchitl, en la Basílica se presentan piezas alusivas a la muerte y de los embarcaderos, salen numerosas lanchas a la Isla de Janitzio en donde los pescadores realizan sus rituales.

 

Estado de Puebla

En Huaquechula en el estado de Puebla, el día 1ro de noviembre, a las 14 hrs. se lleva a cabo un ritual en el que suenan las campanas de templo, anunciando la llegada de los muertos los que, son guiados en manimos de flor de cempaxúchitl; las ofrendas se sahúman con copal e incienso y, se abren las puertas de los hogares para recibirlos.

 

 

Durante la tarde se continua con la tradición de la procesión callejera de visitantes y en la noche, cuando se acrecienta la mágica de la iluminación de los hogares, os deudos-anfitriones, orgullosos presentar sus altares ofreciendo chocolate con pan de muerto y esto dura hasta muy entrada la madrugada del día 2 de noviembre.

 

 

Los magníficos altares de este pueblo localizado a 45 m de la ciudad capital del estado son famosos por su estilo ornamental que es una fusión de la tradición prehispánica de la región con el Jueves de Semana Santa, aportándole un color blanco predominante. Se colocan en los recibidores de las casas siendo estructuras en forma de pirámide con un gran significado pues, representan el mundo terrenal, el cielo y la cúspide celestial, soportados generalmente por columnas de estilo barroco, en el que se coloca un espejo, calaveras de dulce, pan de muerto, tequila entre otras cosas.

Estado de Quintana Roo

 

 

La celebración del Día de los Muertos en esta zona y su corazón Playa del Carmen,  ha sido transmitida de generación en generación en donde cada año encuentras en las calles calaveras en diferentes formas, colores e incluso sabores que se presentan ante los visitantes, animando a a muerte a volver a la vida.  Se muestra el ingenio del mexicano. Con un toque de humor negro y sarcástico en los concursos en donde se presentan rimas, burlándose de la miseria y de lo ambigua que es la vida. “Para que sufrir sí vamos a morir”.

 

 

Para adentrarse a esta bella tradición, es imperdible el festival de la Vida y la Muerte que cada año celebra el Grupo Xcaret, siendo uno de los espectáculos más impactantes y mejores en el caribe mexicano.

 

 

No cabe duda de que vivir México es magia y, puedes visitarnos en cualquier época del año ya que, en cada una, dada nuestra gran riqueza cultural siempre encontrarás algo que te sorprenderá y te hará amar nuestro país…. Wedinmexico